sábado, 11 de febrero de 2017

Llámalo #45ºPdteEUA o simplemente Donald, pero no digas su marca

En estos tiempos salvajes en los que la información se mide al peso, y valen tanto, o más, los insultos que los halagos, lo que más beneficia a aquellos que mejor saben aprovechar la gran lonja de la web 2.0, es que usemos su nombre, incluso para su ultraje. Si, como en este caso, el apellido de alguien es una marca comercial global, tanto más.
Por eso, mi recomendación es que no usemos su apellido-marca, ni para ultrajarlo, porque cada uno de los millones de exhabruptos, críticas o maldiciones, que se están haciendo de sus disparates, son ingresos para el, hasta ahora, mejor show business de la historia.
La sutil modificación que Salvador Dalí hizo del refranero, con su "Que hablen de tí, aunque sea bien" es hoy la ley de oro de la monetarización. Confío en que llegue el día en que, los sistemas de cómputo de prestigio serán capaces de hacer sumar los rendibú y restar los denuestos, pero por el momento, lo que más beneficia a aquellos que saben explotar bien el mercado de Internet, es que los mencionemos, porque cada vez que usamos su denominación famosa, más lo hacemos ascender en lo que más le importa a la corporación, que ha sido capaz de convertir el estrado de la presidencia de EUA en la mejor valla publicitaria, desde los tiempos de los Ramsés.
Por eso, recomiendo que lo llamemos 45º Pdte. EUA (usando de la manera más ortodoxa posible las abreviaturas españolas #45ºPdteEUA para el que guste de etiquetas piadoras) o simplemente Donald, así el robot, no sabrá si se refiere al famoso pato o al famoso troll ;-)