sábado, 28 de febrero de 2015

Mi 28 F = Reivindicar las Bibliotecas Públicas

Para los que fuimos a la Escuela de Biblioteconomía y Documentación, por mucho que después nos esforzamos en se Doctores en Documentación, el alma y el quehacer cotidiano nacía y tenía sentido en la existencia de las Bibliotecas.

En el momento actual nuestro Grado de Información y Documentación, parece querer esconder nuestra alma. y en el caso del título en la UGR la cosa lleva al extremo de haber hecho desaparecer la denominación de Biblioteconomía y de Biblioteca de las asignaturas del plan de estudios. Creo que eso ha sido un error. Es cierto que habernos llamado de Biblioteconomía durante muchos años inducia al error malintencionado; "¿Estudiáis para ser bibliotecarios?...¿Para eso hace falta una Facultad?...." Era inútil explicar lo de que hacíamos más cosas, Pero los del chiste se salieron con la suya y nosotros mismos hicimos desaparece el nombre.

Uno de los esfuerzos que han de hacer las Facultades que imparten estudios de Información y Documentación es aclarar que es ahí donde se siguen realizando la Formación Universitaria de Bibliotecarios, pero además son nuestras facultades las que deberían recoger el testigo de defender y llenar de sentido las Bibliotecas en general y las Bibliotecas Públicas en particular. Una sociedad que no defiende sus Bibliotecas Públicas está condenada al ignorancia.

Uno de los objetivos que me propongo si obtengo la confianza de la Facultad de Comunicación y Documentación, para ser su Decano, es llevar a cabo una serie de iniciativas que dejen claro que la Formación Universitaria de Bibliotecarios sigue siendo necesaria y fundamental, que dicha formación se hace ahora a través del Grado de Información y Documentación y, lo más importante, que desde nuestra Facultad nos vamos a implicar mucho más en la Defensa de la Biblioteca Publica, haciendo llegar a la sociedad argumentos rigurosos que permitan seguir defendiendo este gran logro de las sociedad contemporáneas que son las Bibliotecas Públicas.

Por eso mi reivindicación para el 28 F es por la Biblioteca Pública
No al cierre de Bibliotecas Públicas
No a la disminución de recursos para la Bibliotecas Públicas
No a la desprofesionalización de las Bibliotecas Públicas.

jueves, 26 de febrero de 2015

Educación informacional obligatoria, no sólo Alfabetización Informacional

Uno de los postulados fundamentales de IFLA sitúa la alfabetización informacional como una de las responsabilidades que deben ser asumidas por los profesionales bibliotecarios y documentalistas.

Se han articulado multitud de iniciativas para que las Bibliotecas, Depósitos Documentales y Unidades de Información de diferente tipo, pasen a ser Bibliotecas 2.0 insertas en el mundo de las Redes Sociales, y en las cuales no sólo hay que dar información al usuarios, sino que hay que ayudar a que el usuario aprenda a explotar las nuevas vías de obtención de información, dentro de la Biblioteca Universal en la que se ha convertido Internet.

El análisis de nuestros propios planes de estudios en clave de respuesta a dichas tendencias será uno de los ejercicios ineludibles, y que en otro apartado describiré con más detalle.

Pero más allá de mejorar la capacitación de los profesionales para dar respuesta a los verdaderos retos a los que se enfrentarán en el ejercicio de la labor bibliotecaria o informativa, entiendo que una de las tareas que deben asumir los centros universitarios que forman a los profesionales de la información y la comunicación, es la de reclamar la ampliación de las asignaturas y los contenidos de la educación primaria y secundaria dedicados a la Comunicación y la Información. Si los niños desde edades muy tempranas están utilizando potentes herramientas comunicativas e informativas, por las que puede circular todo tipo de soportes documentales y semióticas comunicativas, parece imprescindible el nacimiento de una Pedagogía de la Información y de la Comunicación Digital y Globalizada, que eduque a los más jóvenes en el uso de las TIC y de sus capacidades Comunicativas y de Conocimiento.

En los próximos años deberá de ser una reclamación del sector, el que dichas enseñanzas se incorporen en los programas educativos obligatorios de niños y adolescentes, y que los graduados universitarios de Información y Comunicación, con los correspondientes complementos formativos, (Máster Universitarios de Formación del Profesorado, antiguo Certificado de Aptitud Pedagógica) sean los encargados de esa labor docente.

Cuanto más cohortes de jóvenes, educados en la Comunicación y la Información, vayan egresando del sistema educativo, menos profesionales de las unidades de Información tendrán que dedicar su esfuerzo a la alfabetización informacional, porque los usuarios cada vez serán más educados informacionales, en ambos procesos la participación de los profesionales de la Comunicación y la Información resulta imprescindible, y el propósito de los centros universitarios del sector será la formación de los profesionales que tengan que atender dichas demandas.