jueves, 26 de febrero de 2015

Educación informacional obligatoria, no sólo Alfabetización Informacional

Uno de los postulados fundamentales de IFLA sitúa la alfabetización informacional como una de las responsabilidades que deben ser asumidas por los profesionales bibliotecarios y documentalistas.

Se han articulado multitud de iniciativas para que las Bibliotecas, Depósitos Documentales y Unidades de Información de diferente tipo, pasen a ser Bibliotecas 2.0 insertas en el mundo de las Redes Sociales, y en las cuales no sólo hay que dar información al usuarios, sino que hay que ayudar a que el usuario aprenda a explotar las nuevas vías de obtención de información, dentro de la Biblioteca Universal en la que se ha convertido Internet.

El análisis de nuestros propios planes de estudios en clave de respuesta a dichas tendencias será uno de los ejercicios ineludibles, y que en otro apartado describiré con más detalle.

Pero más allá de mejorar la capacitación de los profesionales para dar respuesta a los verdaderos retos a los que se enfrentarán en el ejercicio de la labor bibliotecaria o informativa, entiendo que una de las tareas que deben asumir los centros universitarios que forman a los profesionales de la información y la comunicación, es la de reclamar la ampliación de las asignaturas y los contenidos de la educación primaria y secundaria dedicados a la Comunicación y la Información. Si los niños desde edades muy tempranas están utilizando potentes herramientas comunicativas e informativas, por las que puede circular todo tipo de soportes documentales y semióticas comunicativas, parece imprescindible el nacimiento de una Pedagogía de la Información y de la Comunicación Digital y Globalizada, que eduque a los más jóvenes en el uso de las TIC y de sus capacidades Comunicativas y de Conocimiento.

En los próximos años deberá de ser una reclamación del sector, el que dichas enseñanzas se incorporen en los programas educativos obligatorios de niños y adolescentes, y que los graduados universitarios de Información y Comunicación, con los correspondientes complementos formativos, (Máster Universitarios de Formación del Profesorado, antiguo Certificado de Aptitud Pedagógica) sean los encargados de esa labor docente.

Cuanto más cohortes de jóvenes, educados en la Comunicación y la Información, vayan egresando del sistema educativo, menos profesionales de las unidades de Información tendrán que dedicar su esfuerzo a la alfabetización informacional, porque los usuarios cada vez serán más educados informacionales, en ambos procesos la participación de los profesionales de la Comunicación y la Información resulta imprescindible, y el propósito de los centros universitarios del sector será la formación de los profesionales que tengan que atender dichas demandas.

3 comentarios:

Abrahan jimenez baena dijo...

Es un gran placer ser de los primeros en escribir en este blog, y sobre todo compartir mis experiencias y visiones con todos los profesionales de la información, documentación y enseñanza.



Como maestro, pedagogo y documentalista estoy totalmente de acuerdo con que estas nuevas responsabilidades deben ser asumidas por los profesionales ByD. Asimismo, esta nueva formación debería ser incorporada en los currículum oficiales de las distintas titulaciones y enseñanzas (no sólo en Educación Primaria) puesta que es imposible caminar paralelo a la presencia, cada vez mayor, de las nuevas tecnologías sin esta competencia clave.

Pero...¿realmente será posible?

Pablo I De Csanady dijo...

Carlos, me parece que lo que usted aquí expone es una realidad, cierto es que desde pequeños manejamos herramientas informaciónales, el problema es que ni padres ni profesores se dan cuenta de la importancia de estos medios, puede ser esto causa de la visión general que hay cobre los medios, donde las redes sociales se interpretan como redes de ocio y no de comunicación, por lo que no dan importancia a este ámbito como realmente se merece.
Posiblemente antes de poder llevar a cabo esto se necesitaría de jornadas formativas sobre medios tanto para padres como profesores, ya que creo que la educación no depende solo del cuerpo docente.

Carlos Castro dijo...

Agradezco mucho las aportaciones y soy perfectamente consciente de que el momento presente no refleja lo que sería deseable. La última reforma de las enseñanzas, con el propósito de reforzar los conocimientos instrumentales clásicos, matemáticas y lengua, se ha llevado por delante lo que más se parecía a lo que planteo, la asignatura de TIC.
Soy consciente de que será muy difícil y no inmediato, pero sé que si alguna vez se reúnen los argumentos que lo hagan posible, esos deben salir de las Facultades de Información y Documentación. Plantearlo es ya un primer logro, pero está claro que hay que seguir y la Facultad es el lugar desde donde se puede reclamar. Hacerlo de manera decidida, aportando argumentos y realizando actividades conjuntas con el sistema educativo es lo que podemos empezar haciend. Y mi propósito al respecto.