lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Cuándo superaremos esta crisis?


Cuando la izquierda sepa utilizar los medios digitales actuales y sea capaz de utilizarlos para hacer una política democrática y de justicia social global.

Los poderes financieros ya saben usar las nuevas posibilidades digitales globales, y lo hacen de una manera despiadada. Han sabido utilizar las grietas del sistema capitalista-nacionalista al máximo; paraísos fiscales nacidos de parnoias y torpezas nacionalistas, fuentes de dinero opaco nacidas de prohibiciones paternalistas, que hacen más peligrosa para la salud las marihuana que las balas, las toleradas "protecciones diplomáticas" a dictaduras y a sistemas esclavistas, que ponen a competir en un mismo mercado a trabajadores con derechos en sociedades justas y democráticas, con niños esclavos, privados de derechos, en infiernos de exclusión e indignidad.

Sin embargo, la izquierda, que tuvo que inventar prácticamente la prensa, que hubo de organizarse a partir de asambleas clandestinas para llegar a los parlamentos, que tuvo que armar redes de solidaridad sobre las que sembrar la dignidad y denunciar el abuso, que tuvo que inventar las esperanza internacionalista, parece más preocupada de mantener estructuras obsoletas, que en indagar revolucionariamente en las infinitas posibilidades de democracia, justicia y fomento de la empatía que ofrecen las redes digitales globales.

Hasta tanto las mayorías progresistas no sean capaces de articularse democráticamente a nivel global, no habrá salida. Nos engañaremos pensando que valdrá con una mejora de las condiciones económicas de los países desarrollados, sin caer en la cuenta que esa ficción se habrá sustentado en una estructura global mucho más injusta, más insolidaria y más insostenible.