viernes, 31 de julio de 2009

Por donde se pone el sol...


La primera vez que pisé esta playa y que me quedé enamorado de sus bellos ocasos, todo eran ilusiones renovadas.

La segunda vez, las ilusiones se habían tornado frustraciones.

En esta tercera ocasión, he descubierto que las esperanzas están por donde se pone el sol.

En todas el mismo sol, el mismo océano y una belleza, que no quiero dejar de compartir.

El Palmar - Vejer de la Frontera (Cádiz). Julio 2009

sábado, 25 de julio de 2009

Por un nuevo pacto social


La ruptura del pacto que los empresarios han escenificado en los últimos días, forma parte de la extorsión y la amenaza a que nos tienen sometidos los causantes de la actual crisis.

Si nos preguntamos ¿Qué nos ha llevado a esta situación de crisis? la respuesta está clara, la ambición desmedida de un empresariado que no ha arriesgado casi nada, que ha aprovechado los trenes baratos y que en el caso español, ha amasado grandes fortunas al amparo de los recursos públicos, que ya en forma de subvenciones, ya en forma de dádivas o ya en forma de mercados cautivos, han anquilosado a nuestra economía en un atraso y en una crisis, que queramos o no, será más profunda y más dañina que en otros países.

Pecado tiene también, quien se subió al carro de los ingresos millonarios para las arcas públicas, sin cuestionar la endeblez de una economía basada en la especulación.

He defendido en ocasiones anteriores que dejar al cargo de la solución, a los mismos causantes de la crisis, es un pecado imperdonable. Y que esa amenaza de quiebra, si no se sigue pagando a los de siempre, es una extorsión en toda regla. El último episodio de ruptura del pacto social por parte de los empresarios, es una prueba de lo mismo.

El ejercicio que requiere la crisis es una reflexión profunda. Pactar con los amanuenses, cuando ya había impresores, fue el grave error que nos metió en las convulsiones y la violencia del siglo XVI. En el XXI, pactar con los industriales y los especuladores del XIX y el XX, o con los sindicatos de la era industrial, un error semejante.

Desde mi punto de vista hay que cambiar concepciones; el capital no es el mismo, ni los trabajadores miméticamente iguales y la situación requiere respuestas tan complejas y matizadas, como exige la complejidad de la sociedad en la que vivimos. No tengo respuestas, pero no dejo de hacerme preguntas:

¿Cómo se pueden tratar fiscalmente igual todos los beneficios empresariales, cuando algunos nacen de la innovación, el riesgo y la creatividad, y otros sólo de la mera especulación?

¿Cómo seguir considerando a todos los trabajadores iguales, cuando unos se posicionan en el inmovilismo de las estructuras de las Administraciones y las grandes organizaciones privadas, mientras otros sufren los bofetones de la flexibilidad y la deslocalización?

¿Cómo se pueden seguir tomando medidas pensando en que los que pierden sus empleos, volverán a emplearse en el mismo tipo de trabajo, cuando lo que está ocurriendo, es que los trabajos están desapareciendo, para ser sustituidos por otros nuevos?

Innovar, no es sólo decir algo de otros, sino alterar algo en uno mismo. Si ese principio no se lo aplican, gobierno y sindicatos, forzando a que los empresarios lo asuman, el pacto que se logre será simplemente retrasar un derrumbamiento que será aún mayor del que ya se ha producido.

La tecnología ofrece hoy oportunidades que es obligatorio aprovechar, pero esas oportunidades no son repetir los errores del pasado, sino abrir las puertas al talento y ayudar verdaderamente a los que quieren cambiar de verdad. Pero si el que quiere cambiar no cambia, mal va la cosa.

La izquierda debe reflexionar y analizar la situación real en la que nos encontramos, consensuar un diagnóstico, formular una estrategia y ser capaz de apoyar a los más capaces y a los más valientes, para llevarla a cabo. Las herramientas tecnológicas lo permiten, la situación mundial lo demanda y las generaciones venideras nos juzgarán por lo que hagamos, y sobre todo, por lo que no fuimos capaces de hacer, teniendo los medios que ya tenemos.

viernes, 17 de julio de 2009

Obama 2.0 algo más que estética

Se lo he oído contar a algunas personas y yo mismo lo pude experimentar, el correo remitido por Obama a sus seguidores la noche electoral, expresándoles su agradecimiento y prometiendo el inicio de una nueva época, marca el comienzo de una revolución política muy profunda. El show bussines estaba dando paso a otro modo de comunicación preponderante, y eso no es sólo un cambio en un tipo de negocio, sino una transformación económica, social y política.

Vuelvo a insistir en una idea que ya he referido en varias ocasiones, lo de Obama con las TIC, no es sólo una cuestión estética, ni un asunto más. Es una inmersión global, de las estructuras políticas de la primera potencia mundial, que nos va a cambiar a todos.

El perfil whitehouse en slideshare ha sido mi última constatación de que se lo han tomado muy en serio. El artículo publicado por Francis Pisani Gobierno: ¿el fin del secreto?, ahonda en esa tesis con datos muy interesantes.

Minuto que pierdan el resto de los políticos y de las administraciones de todo el mundo, en hacer cosas como esas, retraso que se irá acomulando, esperemos que no de manera irreversible.

martes, 14 de julio de 2009

Sanción, que no patente (de corso)

No es un disparate, ni un juego lingüístico. Si alguien es sancionado por prácticas abusivas, pero no se hace nada para restañar el daño provocado por dichos abusos, la sanción se convierte en una suerte de patente de corso, según la cual, a cambio del pago de una importante suma, se puede seguir disfrutando de la injusta situación creada por las prácticas, teóricamente castigadas.

Tal como indicó la Comisaria Europea de Competencia, Neelie Kroes, las sanciones por abuso de posición dominante se hacían en favor de los consumidores, que durante años han sido privados del elemento clave de un mercado sano, que es la libre y leal competencia. No es el caso.

Pero como digo, si no se hace nada más. Los perjudicados, los clientes de las empresas que han sido neutralizadas, no podrán disfrutar nunca de su oferta.

Mi pregunta es:

¿Por qué no utiliza la Comisión EU el dinero de las sanciones a Intel y Microsoft, o al menos parte de él, para crear un repositorio público de software libre, mediante una convocatoria de financiación aplicaciones en software libre que se sumaran a un repositorio europeo de aplicaciones libres?

No entro en detalles de como se podría gestionar, porque lo importante es que se entendiera el sentido político de una medida de este tipo. No haciendo nada, mas que cobrar la sansión, el daño no se repara, porque al que tiene todo, que le quiten mucho, acaba no importándole porque mantiene su posición.

jueves, 9 de julio de 2009

La sociedad de la exageración


En los tiempos que vivimos, algunos espectáculos resultan especialmente indecentes; con los problemas tan serios que tienen millones de personas, devenir una práctica deportiva, a un espectáculo de idolatría fascista, en el que del original deporte, sólo quedan los espectadores, me parece una exageración.

No creo que sea una exageración inocente. Mucho me temo que tras esa demostración, vendrán grandes negocios en los que los poderes públicos estarán muy limitados en sus capacidades de control, porque el temor a la reacción de las masas entregadas a mesiánicos líderes, abrirá posibilidades que para el resto no existen. La primera ha sido la posibilidad de tener el dinero para la exageración, negado a la inmensa mayoría de los empresarios; lo próximo, no sabemos. De operaciones anteriores, el horizonte de la capital tiene buena prueba con cuatro rascacielos, donde antes sólo había deporte.

Estamos asistiendo en Italia a una suerte de esperpento, que tiene muchas semejanzas con las exageraciones actuales. Alguien debería reflexionar unos minutos sobre el particular.

Por mi parte el activismo va a ser radicalmente no colaboracionista, no voy a dedicar, ni un minuto de mi tiempo, a hacer crecer ese negocio, ni mencionando nombres. Bastantes problemas hay en el mundo, como colaborar a un suicidio colectivo del sentido común.

Y no crea que sea la única exageración, no entro a juzgar la retransmisiones televisivas de las prácticas de los nuevos cantantes de feria, las apasionadas peripecias de unos supuestos náufragos salidos del papel cuché, los disparates de las reventas taurinas de determinados espectáculos cargados de morbo.

Todo eso y mucho más, me parece que son síntomas de una sociedad muy enferma; una sociedad que necesita ingenieros, investigadores, técnicos de alto nivel, etc. y que acaba premiando inmerecidamente a los holgazanes, sin promover el esfuerzo y el trabajo.

A mí, de este negocio que me borren.

martes, 7 de julio de 2009

Vigario Geral






Cuando uno es objeto de un alto honor, queda sometido por una mayor responsabilidad.

El más alto honor que me han brindado en mi vida; ha sido pasear por la Favela de Vigario Geral y poder convivir durante un ratito con quienes allí habitan.

Palabras como sueño, esperanza, esfuerzo, justicia o suerte, más que sonar, retumban en el alma.

Esa hora cortita, casi me lo ha curado todo.

¡Qué poco derecho a quejarnos, tenemos!

Pd. Las fotos buenas son de Luis Pérez y forman parte de la galería OIJ Digital, las otras son mías.

miércoles, 1 de julio de 2009

Las redes sociales: el poder de la palabra

En el marco del Seminario Ibero-americano Juventud: Innovación y Conocimiento, organizado por la OIJ en Brasil - Rio de Janerio, 29 de junio al 3 de julio, he realizado una presentación, que comparto a través de este medio.

Más información sobre el seminario se puede encontrar en el Grupo OIJ Digital de Facebook creado al efecto. Y especialmente en el Blog Sociedad de la Informacion y Juventud Iberoamericana, que es el Blog de la Organizacion Iberoamericana de la Juventud para la construccion justa de la Sociedad de la Informacion.