martes, 31 de marzo de 2009

Sin necesidad de mediación, intermediarios ¿para qué?

El intermediario ha jugado un papel fundamental en nuestra sociedad a lo largo de la historia. Desde los poderosos mediadores con el más allá que han tenido todas las culturas, hasta los pequeños intermediarios en las transacciones económicas o en la actividad social cotidiana; el papel del intermediario siempre ha sido clave, por lo imprescindibles que se han hecho en cada caso y por lo rentable que ha llegado a ser esta profesión, especialmente en algunos sectores.

Internet y las posibilidades que está abriendo la Web 2.0, nos ponen frente a nuevas posibilidades:
  • ¿Y si pudiéramos prescindir de todos los intermediarios?
  • ¿Y si fuera posible el contacto entre todos proveedores y todos clientes de manera directa, y sin necesidad de mediación?
  • ¿Y si estuviéramos en una estructura horizontal?
  • ¿Y si la participación colaborativa en redes de conocimiento hace innecesaria la intermediación ajena al propio protagonista de la transacción que sea?
Estaríamos en un mundo nuevo, en el que las cosas serían muy diferentes. Probablemente ya estamos en ese mundo, pero aún no estamos aprovechando la posibilidad de vivir sin intermediarios.

Llevado este asunto a la diversidad de sectores que componen la vida social, política y económica, las consecuencias serán importantes y los cambios profundos. Es seguro que las resistencias van a ser motivo de conflictos enconados y duraderos.

Sin entrar en el fondo del asunto, que seguro nos llevaría a sesudas reflexiones filosóficas, creo que una estrategia acertada sería formular la resolución de los problemas actuales partiendo de esta evidencia. No analicemos los retos, partiendo del modo en como se venían resolviendo los problemas; propongamos la respuesta a los retos, en las condiciones que estamos ahora.

Todo se puede hacer con participación directa de los interesados, todos los interesados o afectados en alguna cuestión o negocio, pueden y deben tener la oportunidad de opinar, de expresar su apoyo o su rechazo y de compartir con otros su propia participación en el asunto del que se trate.

En todos los casos, la red de relaciones, la herramienta o el constructo de conocimiento que se formule tendrá que comenzar siendo una versión beta, que rodada en la red irá siendo un versión más amplia, y aunque siempre más estable, también siempre en evolución.

¿Estamos dispuestos a asumir nuevos papeles de acuerdo con nuestras capacidades, conocimientos y experiencia? Aquí creo que es donde está el verdadero reto de la innovación, no tenemos que esperar sólo el cambio de los demás, tenemos que cambiar todos y cada uno de nosotros.

domingo, 29 de marzo de 2009

Dimensión tiempo

Si se parara el tiempo, la música desaparecería. Ese viejo axioma que permitía juegos lógicos alrededor de las dimensiones en que nos desenvolvemos, ha vuelto a mi cabeza estos días; pisando lugares y espacios que están prácticamente iguales que hace mucho tiempo, y comprobar que nada es igual.

Vivimos en la ficción de que nos movemos en tres dimensiones, sin entender que en la única dimensión en la que nos movemos, es la dimensión temporal. Sin tiempo nada existiría. ¿De qué serviría el espacio sin tiempo? ¿Para qué serviría la memoria sin el tiempo?

Ahora que la dimensión espacio se ha reducido, casi hasta desaparecer, por la contracción digital que provocan las redes, tenemos la ocasión de movernos en la dimensión que se nos escapaba. Repensar nuestro mundo, sobre este nuevo paradigma es un reto que hay que asumir con presteza, porque de la comprensión de esta transformación, dependerá nuestra propia supervivencia.

jueves, 26 de marzo de 2009

Entre el pacto y el navajazo

Algunas veces este país se hace irrespirable. Siempre que existe la oportunidad de construir algo en común, aunar esfuerzos, sentir orgullo colectivo; aparece un resentido que suelta un navajazo y acaba la fiesta a palos. Sé que se trata de una generalización inadmisible, pero algo de verdad tiene.

En la situación en la que estamos, sin tener una certeza clara de hasta donde podemos llegar a caer, siendo necesaria la aportación de todos para crear confianza y configurar una alternativa a un sistema caduco, en lugar de crear vínculos y tender puentes, buscar consensos y acuerdos; caña al mono...

En lugar de empezar a reclamar desde el gallinero mediático de la derecha, una moción de censura, que sólo nos llevaría a desgastar y debilitar al gobierno; alguien bien podría reclamar una reedición de los Pactos de La Moncloa, en la cual España se planteara un objetivo común de cambio de sistema económico, con la participación de los partidos y de los agentes sociales, consensuado y destinado a salir de una crisis que sabemos es estructural.

Hace falta que alguien levante la vista y deje de ver el mundo desde su trinchera. De esta, como sólo siga valiendo aquello de que al adversario, ni agua, no salimos de ninguna de las maneras. Debería haber media docena de políticos generosos y buenos patriotas (en el mejor de los sentidos) de un lado y de otro, que hicieran un ejercicio de cordura y nos sorprendieran con acuerdos que dieran estabilidad a este país, que ha vivido en un mundo virtual y que nadie le está ofreciendo un proyecto ilusionante de futuro.

Por eso, más pactos y menos puñaladas, por favor...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Esto no es un paréntesis

Esta crisis, a diferencia de otras en el pasado, no es un paréntesis, un bache o una contracción. Esta crisis es el resultado del atrofiamiento especulativo de una sociedad. La falta de ideas para salir de ella, la prueba más clara de que el atrofiamiento podría ser irreversible.

Es imprescindible que se abra un debate, global y democrático, para encontrar respuestas nuevas a los nuevos problemas a los que nos enfrentamos.

Y hay muchas cosas que se podrían hacer:
  • Promover, financiándolo incluso de manera general, el desaprendizaje de viejos hábitos y el aprendizaje de nuevos métodos y herramientas nuevas.
  • Reforzar las redes y la comunicación.
  • Ampliar el valor del conocimiento y reducir el valor del dinero.
  • Cambiar la organización del trabajo aprovechando las potentes herramientas de comunicación que tenemos ahora.
  • Reducir el tiempo de paso a dominio público de las obras.
Pero antes que nada, hay que dejar claro que el responsable de la crisis es el pensamiento único. Y por más que la derecha, con toda su artillería mediática, presente a la izquierda gobernante como la responsable, hay que aclarar que la responsabilidad está en los que privatizaron lo público sin medida, los que promovieron la especulación y aligeraron el aparato de control de la Administración, partiendo de una confianza infundada en la bondad de la ley de la selva. Lo cual no quita que la responsabilidad de salir de esta crisis, al menos en nuestro país, está en manos de la izquierda.

De la derecha sabemos cuál es la intención; tomar el poder, enjugar responsabilidades y utilizar los recursos públicos para mantener los privilegios de los privilegiados, y promover de nuevo un sistema en el que un poco para casi todos, se consiga a costa de que unos pocos tengan muchísimo.

La izquierda, en lugar de enredarse en dar detalles del cómo resolver el problema heredado, debería preocuparse más del qué hacer para el futuro y de explicar el por qué hacerlo sobre unas bases éticas diferentes.

Hasta que no ilusionemos a la gente, con que la salida a la crisis es construir un mundo más justo, en el que los sinvergüenzas lo tenga mucho más difícil, va a faltar el aliado fundamental para el éxito, que no son otros que los ciudadanos en su conjunto.

lunes, 23 de marzo de 2009

yo devuelvo desde ya

El planteamiento del devolucionismo, incorpora una idea fuerza que comparto de manera total. Por muy novedosa que sea una idea, y por muy originalmente que sea plasmada en una obra, la aportación del autor es una ínfima parte del universo cultural que realmente configura la obra.

Gracias a esa mínima aportación, los derechos de autor permiten el apropiamiento indebido, de todo el universo cultural que la sustenta, al punto de convertir al autor en único dueño de la misma (bueno, el dueño de verdad es la sociedad que gestiona esos derechos) despreciando y criminalizando al receptor de esta, olvidando que sin él no existe la obra misma.

La idea de que el autor se apropia de una idea, que realmente no es suya, al conformar una obra y luego esa obra es devuelta al dominio público, es mucho más honesto con nuestros educadores, que la mitología de la creatividad individual que nos ha impuesto una industria, que vive de apropiarse de algo de todos, y mercadear con nuestra cultura.

Cuando nos expresamos, devolvemos a la cultura lo que la cultura nos ha dado, y lo honesto sería, no apropiarnos de algo que no es sólo nuestro.

Creo que la reducción progresiva del periodo previo a la devolución al dominio público es una estrategia adecuada para acabar con una situación que la revolución digital ha hecho desmedidamente injusta.

Agradezco a Exploradores Electrónicos lo clarificadoras que han sido sus explicaciones y lo especialmente interesante que es el dossier que han preparado sobre Devolución y Propiedad Intelectual

Por todo lo cual yo devuelvo desde ya al dominio público.

martes, 17 de marzo de 2009

Propuestas frente a la crisis

Creo que no nos debemos de engañar con la ficción de que las cosas no están tan mal. Pero tampoco creo que nos tengamos que agotar en repetir negativamente lo grave de la situación.

Se oyen muchos juicios y muchas explicaciones sobre la situación, pero realmente muy pocas propuestas innovadoras, en el sentido más sencillo del término; hacer cosas diferentes a las que se venían haciendo. Inexplicablemente se recurre una y otra vez a viejas soluciones para problemas nuevos y totalmente desconocidos.

Con la máxima modestia yo voy a lanzar tres propuestas para salir de la crisis. Las tres están al alcance de la Administración y podrían formar parte de los ineludibles planes de inversiones públicas que se tendrán que seguir desarrollando, o podrían nacer fruto del acuerdo entre el ámbito público y privado.
  1. Áreas wifi de libre acceso en todas las localidades.
  2. Coste 0 para los SMS.
  3. Despliegue de una red pública de fibra.
Estoy seguro que tendrán opositores, pero estoy más seguro de que serán muchísimos los que vean en tres medidas como estas, posibilidades tremendas para activar nuevos negocios, que podrían actuar como revulsivos de la economía.

Habida cuenta que vivimos en el mundo que vivimos, creo que agitar estas ideas en el ámbito 2.0 puede provocar que se avance en estos ámbitos. Desarrollaré algunas ideas al respecto en este mismo soporte y algunos más. Si quieres ayudarme, no sólo te lo agradeceré personalmente, te lo agradecerán mucho, otros muchos.

lunes, 16 de marzo de 2009

¿Vinilos = Incunables digitales?

Vaya por delante mi firme convicción antideterminista. Los hechos del pasado no se repiten, porque nunca se dan circunstancias iguales. Lo ocurrido antes, puede ilustrar el presente, y un mayor conocimiento de lo pretérito puede ayudarnos en la compresión de nuestra propia realidad, pero no hay repetición.

Aunque el que no ocurran las mismas cosas, no significa que no existan paralelismos que pueda ser ilustrativos y que nos permitan comprender acontecimientos del presente.

La cultura libraria llama incunables a los libros impresos editados desde la invención de la imprenta hasta principios del siglo XVI. En ese grupo de 35.000 libros, se encuentran las mejores ediciones de toda la historia. Los primeros impresos se hicieron con criterios muy semejantes a los libros manuscritos, pero aquella manera de producir libros, se demostró poco sostenible. La nueva tecnología hizo aparecer nuevas y múltiples posibilidades, pero a la vez también supuso el fin de una manera de hacer las cosas.

Creo que ahora está ocurriendo algo parecido. Las industrias nacidas desde la aparición de las tecnologías de registro audiovisual, han utilizado criterios muy semejantes a los espectáculos presenciales. Interpretando que la reproducción de una copia debía derivar beneficios semejantes a los del espectáculo original, aunque el mérito de la reproducción sea mucho más de la tecnología, que del autor.

Se puede entender que determinados grupos intenten mantener su estatus. Lo que no se debía de tolerar es que la industria tome de los avances tecnológicos lo que le interesa y le beneficia (la reducción de costes de producción, la potencialidad de difusión de las TIC, el abaratamiento y la multiplicación de las herramientas de reproducción, etc.), pretendiendo que las Administraciones restrinja al resto utilizar esas mismas posibilidades en beneficio propio.

Entiendo que la actitud de las organizaciones progresistas debiera ser la de facilitar el tránsito a esta nueva realidad, procurando que las posibilidades creativas y de difusión que ofrecen las TIC estuvieran al alcance del máximo número de ciudadanos, en lugar de concentrar el esfuerzo en mantener estructuras productivas insostenibles, y estatus injustos y extemporáneos.

Cuando algunos hablan de crisis de la cultura, creo sólo están pensando en su recaudación y en que otros les eliminen la competencia. El que quiera recaudar por cada vez que lo escuchen, que no grabe.

Ya la Iglesia del XV y el XVI pretendió algo parecido, bendiciendo la aparición de la imprenta, porque eso significaba que el mensaje que tanto había costado conservar en los monasterios a lo largo de siglos, podría circular de una manera más masiva. Pero se topo con la realidad de que ese no era el único mensaje que podía circular de manera masiva. Y como está ocurriendo ahora, lo que en un principio era la Máquina de Dios, acabó convirtiéndose en la Máquina del Diablo.

Podría ser que los vinilos del siglo XX y los antiguos discos rígidos del siglo XIX lleguen a ser considerados como los incunables de la era digital. Si se produjera el paralelismo, esperemos que no llegue el Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum.

martes, 10 de marzo de 2009

Carácter local


Un rasgo distintivo del carácter granadino, comúnmente conocido como malafollá, queda perfectamente representada por el cartel de la imagen adjunta.

Pero ese rasgo quedaría perfectamente bien definido, por alguien que entrara y preguntara: Maestro. ¿Sabe usted dónde hacen fotocopias?

viernes, 6 de marzo de 2009

Tribu Humanidad

Saber tanto sobre lo que somos, nos debería llevar a comprender nuestra propia insignificancia. Tomar conciencia colectiva y desapasionada de la propia realidad, debería llevarnos a una reflexión en común, horizontal, global y democrática, que permitiera proponer un futuro que se deshiciera de la ignorancia, que nos ha tenido sometida a mitos y creencias infundadas, las cuales han construido un mundo injusto e insostenible.

Quienes por miedo a la propia realidad, se aferran a los ídolos construidos por la ignorancia, o los afortunados que se han beneficiado del poder de las mentiras, se resistirán a que el conocimiento sea libre y universal; por eso, todos los esfuerzos se deberían concentrar en conseguirlo.

Los organismos que han progresado a lo largo de la historia natural de La Tierra, han dado saltos en la evolución, cuando han sido capaces de procesar y usar de manera inteligente la información. Si globalmente no llegamos a ser una verdadera tribu, que use de manera inteligente todo el conocimiento global, desapareceremos en el intento, importándole además poco, al resto del Universo.

miércoles, 4 de marzo de 2009

"Adjudicado a la parte actora"

Esto parece ser que se escucha mucho últimamente en las salas de subastas públicas. El resultado es que el banco, al que no han pagado una hipoteca, acaba comprando el inmueble embargado.

Lo siento, pero me surge una sospecha: ¿no estarán utilizando las entidades financieras la liquidez que les ha facilitado el gobierno, para adquirir los inmuebles impagados a buen precio, sanear sus contabilidades; y después revender el inmueble y volver a vender la hipoteca?

¿Es razonable pensar que la solución está en los mismos que han causado el problema, con su avaricia?

Si coincidimos en que ha cambiado el escenario, cambiemos a los actores y sobre todo, cambiemos el argumento.

Además de apagar el fuego, hay que quitarle la mecha al incendiario y reunir pruebas que permitan castigar a aquellos que hayan obrado incorrectamente. De lo contrario, la inseguridad y la inconsistencia de cualquier otro sistema futuro estará garantizada.

domingo, 1 de marzo de 2009

¿Cuál es el sentido del capital hoy?

Desde el neolítico y durante miles de años, la posesión de la tierra fue el factor determinante de la riqueza.

Las ciudades del final del medievo provocaron el advenimiento y florecimiento de comunidades basadas en la producción de los gremios. El capital comenzaba a convertirse en el factor determinante de la riqueza.

Es cierto que durante un tiempo, se mantuvo un pulso entre la nobleza (terrateniente) y la burguesía (capitalista). Pero la revolución industrial y sus exigencias de capitalización de los medios de producción, acabaron por inclinar la balanza a favor del capitalismo.

Desde entonces, hasta hace muy poco, el factor fundamental para el desarrollo capacidad productiva era el capital necesario para financiar las inversiones, convirtiéndose ese riesgo en el factor de apoderamiento de los beneficios del proceso productivo.

Sin hacer una análisis profundo de cómo han sido las cosas y sin entrar a valorar las desastrosas consecuencias a las que nos enfrentamos, creo que hay que concentrar la atención en cómo son las cosas ahora.

Y lo que me surgen, son muchas dudas:
  • ¿Cuál es el factor que determina ahora la capacidad productiva?
  • ¿Qué valor tiene el capital frente a las redes y al conocimiento?
  • ¿Cuáles son ahora lo medios de producción?
  • ¿Por qué sigue habiendo una apropiación de los beneficios por parte del capital, cuando el valor está en el conocimiento y no en la capacidad financiera?
  • ¿El concepto de propiedad puede seguir siendo el mismo?
  • ¿Por qué han tenido éxito, rompiendo todos los techos, empresas como Microsoft o Google?
Vaya por delante, que estoy muy lejos de pensar, que pueda tener soluciones convincentes para estas dudas, pero deseo compartir mis reflexiones, en la esperanza de que alguna mente lúcida sea capaz de articular propuestas, que nos permitan superar la penosa situación, de falta de respuestas, que sufrimos.

Estando además motivado y agradecido, por los comentarios que se van uniendo a este blog.