martes, 30 de septiembre de 2008

¿Crisis o superavit de avaricia?

Todo es una cuestión del morro que le eches.

sábado, 27 de septiembre de 2008

BP (CK => IPI) = MGO

The crisis of knowledge in which we are sinking more each day, causing an increasing problem of ignorance.

This is a big problem, but offers many great opportunities.

GP (CC => PAI) = MGO
La crisis de conocimiento en la que nos hundimos más cada día, provoca un problemático aumento de la ignorancia.
Se trata de un gran problema, pero ofrece múltiples y grandes oportunidades.

viernes, 26 de septiembre de 2008

IPI (Increasing problem of ignorance)

Cada realidad nueva, cada herramienta nueva, cada posibilidad tecnológica que aparece, provoca la existencia inmediata de millones de ignorantes de esa nueva realidad, herramienta o posibilidad tecnológica.


Eso siempre había sucedido, pero nunca en tantas realidades tan influyentes y de una manera tan vertiginosa.

El problema de la ignorancia, es que se adorna con otras "virtudes", que hacen muy problemática su gestión, porque además de la imprudencia a la que siempre aparece unida, están todos los años de esfuerzo de muchas personas para no ser ignorantes, y que se resisten a admitir, que los cambios puedan ser tan profundos, como para afectar a su conocimiento.

No es un tsunami, es el tsunami nuestro de cada día.

Admitirlo será casi imposible para casi todos, de actuar en consecuencia, ni hablamos.

jueves, 25 de septiembre de 2008

CK (Crisis of knowledge)

Es indudable que estamos enfrentándonos a los cambios más bruscos de la historia de la humanidad. Se está produciendo una mutación importante en el desarrollo de procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales. Un buen número de asuntos están en duda, su continuación, modificación o cese. Vivimos momentos decisivos de muchos negocios graves y de consecuencias importantes. Estamos ante una situación dificultosa y complicada. Aunque la información es abundante, existe una gran escasez y carestía de conocimiento.

Es decir, de los eventos y circunstancias que definen una crisis, las tenemos casi todas. Las causas son diversas, pero todas las conclusiones son confluyentes y concluyentes; los cambios son profundos, múltiples y crecientes, mientras que la adecuación de las personas y organizaciones, está siendo lenta, y tanto más lenta en aquellas organizaciones más grandes y complejas.

La síntesis fundamental es que un aumento vertiginoso de la información, como el que vivimos, no está siendo acompañado por un aumento del conocimiento en términos semejantes.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Sólo sé, que cada día sé menos

Saber su ignorancia era la sabiduría de Sócrates.
El problema ahora, no es saber mi ignorancia, es que es más grande cada día.

Saberlo, creo que abre la puerta de grandes oportunidades.
Prometo formularlo de una manera sencilla y en inglés, para que no quede.

martes, 23 de septiembre de 2008

De la información ofrecida al conocimiento demandado

No es una especulación. Es la constatación de una constante que podría ser documentada, para poder cuantificar su alcance.

Podemos afirmar que: el camino de los negocios más exitosos que están emergiendo en la red tiene el siguiente recorrido:
  1. Puesta a disposición de cualquier usuario (normalmente de manera gratuita) de una serie de servicios, productos o informaciones. El solo hecho de ser un sitio visitado, marca el primer nivel de éxito puesto que un alto número de visitas ya constituye una fuente de ingresos.
  2. Si estos servicios, productos o informaciones, se diversifican y se especializan, nace un segundo nivel de negocio en el cual la personalización de esos servicios, productos o informaciones, se puede constituir en un importante fuente de ingresos y de aumento de la inversión.
  3. El máximo nivel de esa atención personalizada sería la demanda de servicios, productos o informaciones por un grupo selecto de usuarios, situados en el plano de transmisión de conocimiento.
El objetivo concreto de ese servicio, producto o información, no es trascendente, lo importante es su capacidad de atracción, que normalmente implica un gran ajuste entre la oferta y la demanda.

Hay que pensar que esta vía, lejos de agotarse, cuando un servicio, producto o información es puesto en circulación, abre permanentemente posibilidades nuevas, porque la adaptación de esos servicios, productos o informaciones a situaciones concretas y domésticas, es una gran fuente de oportunidades. El éxito de una herramienta, por ejemplo, para hacer reservas de hospedaje, no se agota en la puesta a disposición de todo el mundo de esa herramienta; su conocimiento por parte de posibles usuarios, la formación en su uso, la adaptación e incluso el mantenimiento, constituyen un abanico de posibilidades, que ya están abiertas con las herramientas que hay disponibles.

lunes, 22 de septiembre de 2008

nos vamos a tener que repensar, profundamente

No me estoy refiriendo a la cosa coyuntural de tener que cambiar de ocupación. Se trata de algo mucho más profundo. 

La idea desarrollada por Juan Carlos Rodríguez Ibarra en su reciente artículo El ordenador está en la Red, me la he encontrado esta mañana en forma de relación de herramientas para gestión de una empresa on-line (en googlespañol este y algún artículo más).

En el twittex pude constatar, por los comentarios de los desarrolladores asistentes, y me llamó la atención, que la mayoría de las empresas tienen una informática muy rudimentaria, basada en herramientas muy antiguas y que las tienen que mantener a unos altos costes. ¡Qué desperdicio de dinero y esfuerzo, para tan poca eficacia! ¿Verdad?

Si sigues estas líneas, te tendré al tanto de una experiencia que quiero poner en marcha al respecto.

sábado, 20 de septiembre de 2008

En mi hambre mando yo

Es verdad que esa expresión en mi boca, no tiene el peso que debía tener como consigna de resistencia en la Guerra Civil o cuando la pronunció aquel labriego al que querían comprarle el voto.

El título de la carta que he publicado en HOY ha sido: Imaginando falsa e irrepetuosamente, pero el título podría haber sido el de este post.

martes, 16 de septiembre de 2008

Dicebamus hesterna die...

Ahora parece que el famoso "Decíamos ayer..." de Fray Luis de León, nunca lo pronunció.

Pero uno de sus poemas puede hacer las veces en esta reapertura.

Aquí la envidia y mentira
me tuvieron encerrado.
¡Dichoso el humilde estado
del sabio que se retira
de aqueste mundo malvado,
y, con pobre mesa y casa,
en el campo deleitoso,
con sólo Dios se compasa
y a solas su vida pasa,
ni envidiado, ni envidioso!