sábado, 29 de noviembre de 2008

PH 1 Imprimir y repartir billetes

Parece que han dado con la solución. Para que no falte dinero, hay que imprimir más billetes. Yo añadiría:... y repartirlos entre los que menos tienen. Seguro que no especulan, se los gastan con premura en la microeconomía más doméstica y reactivan la economía en su conjunto.

Sin duda, esos nuevos billetes también acabarán en los bancos, otra vez. Y apuesto a que los bancos terminarán por prestarlos malamente, para comprar cosas que no tendrán valor. Pero entre tanto, habrá actividad productiva, empleo y creación de riqueza.

Al final del proceso, los que tienen mucho, tendrán un poco menos, pero los que no tienen nada, habrán tenido algo y todos habremos conseguido sobrevivir en nuestro eslabón de la cadena. Y como de nuevo, la necesidad de financiación de sus desmanes, será planteada como un chantaje y un mal menor frente al caos, volveremos a empezar y habrá más billetes que valgan menos.

Pero nada de comprar activos limpios, o renegociar deuda; repartir billetes directamente a la entrada de los mercadillos, en las paradas de autobús o en la cola del servicio de empleo. Estoy seguro que no sería peor solución, que muchas de las que están manejando los tipos más sesudos del mundo.

Con suerte, por esta senda podría llegar el día que los billetes no valgan nada y el valor de las cosas deje de medirse en dinero. ¿No?

Pd. Estas PH (Propuestas Heterodoxas) nacen de constatar lo desastrosas que han resultado las medidas ortodoxas que hemos venido sufriendo. Por si a alguien se le ocurre adoptar alguna.

1 comentario:

Dario dijo...

Bueno, así como repartir vodka no cura el alcoholismo, ni repartir heroína cura la drogodependencia, se puede llegar a suponer que repartir dinero no curaría el capitalismo.

Curiosamente no hay vodka gratis, ni heroína para todos. Eso sí, en los bancos dan plata gratis la primera vez y después hay que volver siempre a pagarla y pedir más.