miércoles, 5 de septiembre de 2007

El comercio electrónico tiene mucho que aprender en un zoco

Uno de los problemas del mundo digital es que imita en exceso al mundo analógico, sin pensar en aprovechar al máximo las potencialidades del entorno digital. En el caso del comercio electrónico esto se manifiesta, en que las formas de vender en la red y de manera presencial, aún se diferencian muy poco.

En un reciente estudio que hemos realizado en Observatorio extremeño de sociedad de la información, los datos relativos al comercio electrónico son muy reveladores puesto que colocan en situación de ventaja a aquel tipo de comercio en el que la compra presencial y la compra electrónica son muy semejantes.

Estoy convencido de que el comercio electrónico comenzará a despegar realmente, cuando comprar por la red sea más enriquecedor que hacerlo presencialmente. El mercader árabe es un conversador, que no sólo tiene interés en vender, sino también en aprender y conocer cosas nuevas de su cliente. Por eso en los zocos, en una venta siempre media un té y es necesaria una cierta conversación, porque la confianza de la transacción se basa en la conversación. Los medios que ofrece la red, permitirían formular ofertas con conversación y con infinita información, el secreto es aprovecharlos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

*.* Creo que de esto que comentas, los únicos que se están dando cuenta son las agencias de viajes virtuales.
Son las únicas que están ofreciendo un servicio distinto del que puedes encontrar en la agencia tradicional.

No obstante una parte de esto que explicas también la tenemos los usuarios que no reclamamos servicios extras y compramos en el mismo centro comercial de siempre pero en su versión http://.
Un ejemplo similar al de las gasolineras, entre que nos sirvamos nosotros y que un operario nos llene el depósito hay una diferencia y en cambio y de manera sorprendente solemos ir a estaciones con self-service y pagando la gasolina al precio de siempre.

Juan José dijo...

Claro que es asi carlos, hemos de transformar la cultura empresarial analógica existente y adentrarnos en la cultura conversacional que mejore la competitividad , donde las oportunidades de negocio son evidentes si dejamos de pensar que hemos de hacer lo mismo que hacíamos con otras herramientas. no es cuestión de herramientas sino de mentalidad...digital. enhorabuena por tu blog.